Y los brazos se nos juntaron para ser algo más grande que el Universo.

miércoles, 16 de febrero de 2011

¿Dónde estará toda la gente que no está aquí?

"Y soy YO por no escuchar a mi piel cuando me decía una y otra vez que le repugnaba la tuya. Sí, mi piel odia tu piel. Y esto es algo químico. Algo que no se puede controlar. Porque para empezar, una piel nunca se equivoca, no tiene capacidad para juzgar, son solo células que sienten. ¿Lo entiendes? Una piel no sabe si el dueño de la otra piel es gilipollas o no. Solo sabe ser piel. Y nada más que piel."

Ultimamente no hago más que perder trenes que llevan hasta tus brazos.

6 comentarios:

  1. ¡ya te digo! yo siempre solía organizarlas yo, y me cansé así que dejé de hacerlo jajajaja a veces estos detalles hacen la vida más bonita.
    Y respecto a tu entrada, me ha encantado lo de: mi piel odia a tu piel.
    Escribes genial, me encantasss!

    ResponderEliminar
  2. Umm!Pues si a tu piel no le gusta..no te fies de él,la pieles no se equivocan y menos la tuya.

    Un texto precioso..

    Una sonrisa grande,grande!

    ResponderEliminar
  3. Voy a ver si cuando la mía roza con la suya saltan chispas :)

    ResponderEliminar
  4. ojalá la piel pudiese diferenciar a los idiotas de los que valen la pena

    ResponderEliminar
  5. Gran texto.

    www.vamosafumarnos-la-ciudad.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Me gusta, me gusta, me gusta.. me gusta mucho! :)

    ResponderEliminar

respiraciones