Y los brazos se nos juntaron para ser algo más grande que el Universo.

sábado, 12 de marzo de 2011

Yo te quiero, así que sé valiente, y quiéreme,

Ni fuimos viento ni órbita de estrellas. No nos movemos de este corazón hecho para dos. Apareciste como una estrella fugaz que espero permanezca estática, y sin miedo te digo que solo quiero ser contigo. Cada respiración me sopla el alma y la piel se me eriza tan solo al pensar en ti. Vísteme de azul hasta que anochezca dos veces al día. Ni este frío polar hace que tiemble más que cuando te siento cerca. Muy cerca. abrázame fuerte y no pares aunque yo te lo pida. Pídeme, por favor, que me haga agua para poder colarme en tus resquicios y acariciarte (así) el interior de tus órganos. Me dejas el corazón a medias cada vez que te vas, y quiero que caduque de una vez esa miel que me dejaste en los labios. Y que arranques, que ambos sabemos para qué estamos aquí. Porque tú eres mi fin, y aunque no te des ni cuenta, absolutamente cada ridículo movimiento de mi vida, lo hago por y para ti.


5 comentarios:

  1. ya lo dijo alguien, el amor es solo para valientes. Espero que esa persona mueva ficha, no como la mía.
    Unbesito.

    ResponderEliminar
  2. Hay que ser muy valiente para querer así. Muy bonita entrada, de verdad:)

    ResponderEliminar

respiraciones