Y los brazos se nos juntaron para ser algo más grande que el Universo.

domingo, 6 de noviembre de 2011

-y solo los sueños puede posarse sobre las cinco letras de su nombre

Yo siempre quise sonreír a la vida. Me creía fuerte, una súper-heroína. Siempre me hacía la valiente, creyendo que así todo lo malo desaparecía. Y ahora me encuentro perdida, muerta de miedo. Y si lo digo en alto, se vuelve tan real, que me da miedo saber lo acojonada que estoy. Porque no, por mucho que lo intente, no puedo enfrentarme al mundo sola, no puedo levantarme de todos los golpes. Vivo constantemente en un túnel sin salida, bajo tierra. Me quedo sin aire. No dejo de hacer planes de futuro para no afrontar esta mierda de presente. Vivo en una cuenta atrás, siempre esperando un momento, y cuando llega, pasa de largo. Ya no me quedan fuerzas para atrapar las oportunidades que veo pasar. Intento correr, detrás de ellas, pero me canso. Me encuentro tan sola que a veces creo que todo el mundo tiene un plan al que yo no pertenezco. Me arrepiento de tantas cosas, que odio arrepentirme de estar arrepentida. Cometí tantos errores que toda una vida no me llega para aprender de ellos. Tantas lecciones sin aprender, tantos momentos perdidos.

¿Cómo sería mi vida si ésta, no fuera la mía?


1 comentario:

  1. Todos cometemos errores y supongo que de algunos habrá que arrepentirse pero poco aporta. Aprendamos la lección si la tiene, aceptemos cualquier consecuencia y a caminar hacia adelante sin mirar atrás más que para coger carrerilla y no tropezar.

    ResponderEliminar

respiraciones